¿Porque estoy aquí?

porque

El estudio del factor masculino inicia con el análisis seminal. A través de este se pueden conocer características fundamentales de los espermatozoides: volumen, concentración, morfología, motilidad, vitalidad, etc. El estudio del factor femenino incluye la cuantificación de algunas hormonas en días específicos del ciclo, esto con la finalidad de evaluar el funcionamiento del ovario y las características de la ovulación. Adicionalmente es necesario evaluar las condiciones del útero y de las trompas de falopio. Algunas de las anomalías identificadas dentro de los órganos sexuales internos femeninos pueden ser corregidas a través de métodos endoscópicos: laparoscopías, miomectomías, histeroscopías, etc. Será responsabilidad del especialista en Biología de la Reproducción recomendar el tratamiento acorde a la situación que enfrenta cada pareja.

1) El hombre produzca espermatozoides.

2) Que la mujer produzca óvulos.

3) Que los órganos sexuales internos femeninos sean normales.

De acuerdo a información estadística, 15 de cada 100 parejas tienen problemas para lograr un embarazo. Si tu pareja y tu llevan un año o más tratando de concebir es importante que acudan con un médico ginecólogo especializado en Biología de la Reproducción Humana para ser cuidadosamente estudiados.

El estudio de una pareja con problemas reproductivos debe ser completo, práctico, eficaz y breve. Inicia realizándose una historia clínica de ambos. Se deben conocer todos los antecedentes médicos, familiares y personales. Aunado a esto se debe realizar una detallada exploración física. Una vez concluido este primer filtro el especialista determinará los estudios de laboratorio que habrán de realizarse. Esto basado en el hecho de que para lograr el embarazo se requiere que: